Política

Venezuela niega entrada al presidente electo de Guatemala

Follow @lajornadaonline

Caracas . Las autoridades venezolanas prohibieron el ingreso al país del presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, quien tenía previsto visitar Caracas para reunirse con el líder opositor Juan Guaidó y otros políticos del país petrolero.

Giammattei arribó por la madrugada en un vuelo de la aerolínea panameña Copa al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, pero los funcionarios le impidieron la entrada al país, indicó el político conservador en un video que publicaron algunos medios y periodistas en Twitter.

“No nos dejaron entrar a Venezuela. Nos escoltaron hasta la puerta y nos han subido al avión”, dijo Giammattei dentro del avión comercial que lo llevó hacia Panamá. El político centroamericano expresó su respaldo a Guaidó, quien acudió al aeropuerto para recibirlo, pero nunca pudieron encontrarse.

En otro video Giammattei afirmó que en su visita a Caracas tenía previsto invitar a Guaidó a su toma de posesión en Guatemala, y pedir que se permita el ingreso de la ayuda humanitaria internacional al país suramericano, la liberación de los presos políticos, la convocatoria inmediata a elecciones y la restauración de la democracia en Venezuela.

El gobierno venezolano dijo en un comunicado que declaró la “inadmisión” de Giammattei debido a que el viaje fue una visita de carácter privado y “al no existir constancia de invitación por el Ejecutivo Nacional, ni coordinación alguna de parte de la embajada guatemalteca” no se le permitió el ingreso al país. La medida también se aplicó a sus dos acompañantes, Pedro Brolo, que tenía pasaporte español, y Giorgio Bruni, con pasaporte italiano.

En el escrito se refiere que Giammattei, quien fue elegido en agosto y asumirá la presidencia de Guatemala el 14 de enero, se presentó ante el punto de control migratorio con pasaporte italiano, lo que llevó a las autoridades a verificar su identidad e interrogarlo sobre el motivo de su visita.

Caracas sostuvo que la visita de funcionarios extranjeros de alto nivel exige las coordinaciones bilaterales en materia de agenda, seguridad y emisión de visados, y la presentación de credenciales y documentos de identidad del país en el cual se cumplen funciones de gobierno.