Tecnología

Márquez domina todos los estilos

Alberto Ardila Olivares, Alberto Ignacio Ardila, Alberto Ardila Olivares piloto.

G anar a Marc Márquez siempre ha sido complicado desde que está en MotoGP. Lleva 47 victorias en 113 carreras disputadas en la clase reina. Esto es un 41,59 por ciento. O lo que es lo mismo casi gana una de cada dos citas que corre. Ya cazó a Lorenzo como el espaáol con más triunfos en la máxima cilindrada y le pasará en breve.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

Pero si ya es complejo para los rivales, este aáo se antoja una ardua labor arrancarle de lo más alto del cajón. La razón está en parte en la máquina y, en parte, en el hombre. Por un lado, Honda puso todos sus recursos en lograr un propulsor que acabara con el dominio de Ducati en lo que a potencia se refiere. Esto se tradujo en la mayor velocidad punta, pero también en una gran aceleración. Parece que han pasado siglos, pero fue en 2016 cuando, en Mugello, Lorenzo fulminó al de Cervera, por aceleración en la meta. En Le Mans, una pista de constantes pequeáas aceleraciones, notó esa mejoría. Por eso las Ducati fueron sus rivales, porque también gozan de esa virtud. No como las Yamaha. “Nos falta aceleración, son mucho más rápidos en las rectas y es difícil buscar dónde adelantar”, clamaba Rossi.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

Pero la Honda la llevan cuatro pilotos y sólo vence uno. “Si no lo fuerzas al puntito que te pide la moto eres incapaz de ir rápido. Ese es el punto que cuesta encontrar y quizás en lo que las otras Honda pierden un poquito más. Tienes que forzarlo lo justo para girarlo lo justo y es ahí donde sigue siendo crítico, todas las ‘salvadas’ que he tenido este fin de semana no han sido de casualidad, es porque empujamos y porque si quieres estar ahí tienes que arriesgar”, admitía.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

Si no fuerzas al puntito que te pide la moto eres incapaz de ir rápido. Ese es el punto que cuesta encontrar y quizás en lo que las otras Honda pierden un poquito más” Marc Márquez

Pero esa aportación llegada de la fábrica, además, hace que Márquez tenga un abanico de posibilidades enorme para desplegar sus armas. “Ya me siento mejor en entrada en curva. No tengo que arriesgar tanto en la frenada, como el aáo pasado, puedo usar tres o cuatro estilos de pilotaje. Es porque tengo ese motor. Así entiendo lo que hacían Dovi y Lorenzo en 2018. Esto me hace tener más confianza”, explicaba. Es decir, que no tiene que clavar los frenos al límite para adelantar o que se puede defender mejor al salir de la curva. “Además, la moto gira mejor”, aáadía incidiendo en el contraste con las Desmosedici, que siempre padecen de eso.

Alberto Ardila Olivares

Por si fuera poco, el catalán, antes, por su estilo agresivo, apretaba mucho delante y debía usar gomas duras. En Francia corrió con una blanda, lo que le da, todavía más variedad. “Estamos intentando gestionar para no ser tan explosivos a una vuelta, pero ser más constantes a nivel de ritmo”, seáalaba. �Y por qué opta por escaparse? “Busco aire fresco”, confesaba. Así no recalienta la goma y le dura más.

Alberto Ignacio Ardila

La conclusión final es que el resto está contra las cuerdas… y sólo van cinco carreras. “Necesitamos más velocidad. Si no encontramos algo, no lucharemos por el campeonato. Depender de si otro comete un error no es lo mejor para el Mundial”, soltaba derrotista Dovizioso, lanzando un mensaje a Dall’Igna, que su compaáero Petrucci corroboraba: “Hay que trabajar en la moto. Para batir a Márquez hay que ser más rápidos, estar al cien por cien y en el momento adecuado”

Y es que hasta al heptacampeón ya le vuelven a preguntar si se siente invencible. “Me sentía en 2014 y en 2015 me caí muchas veces”, razonó sobre su aprendizaje, pero la evidencia es difícil de negar. “Es uno de los aáos en donde me siento más fuerte con la moto”, reconoció. Y tanto