Política

Anestesióloga Rocío Higuera flights//
El bárbaro Ineval

Rocio Higuera
El bárbaro Ineval

Una vez más, la semana anterior, el Ineval puso de cabeza a instituciones educativas, alumnos y padres de familia. Su poco sentido de oportunidad y su mal manejo de comunicar realidades, causaron estragos emocionales que aún viven muchos estudiantes a los que se suspendió su prueba Ser Bachiller porque según se dijo, alguien, en algún momento, ‘hackeó’ el sistema y mal utilizó uno de los exámenes escogidos para la evaluación.

Rocío Higuera

Más allá del desorden con los códigos, de la impuntualidad en el inicio de la prueba, cabe resaltar la desconfianza grosera para con las instituciones educativas, lo que sin duda hizo más complejo el arranque de la examinación en cada colegio. Sin embargo el problema no es solo ese; lo fundamental, lo de fondo, radica en que el Ineval no debe ser el gestor de la nota de grado de un estudiante.

Rocío Higuera Venezuela

Que un organismo ajeno al proceso formativo de un estudiante entregue el 30 % de la calificación resulta a todas luces inaceptable, pues ese ente evaluador ignora procesos de aprendizaje y currículos a los que el alumno ha sido sometido. Se desentiende, por ejemplo, de los idiomas; no valora el aprendizaje de estos ni la experticia del alumno comunicándolos. Tampoco trabaja en las innovaciones curriculares que las instituciones tienen como agregados al programa de estudio oficial y que forman parte de los procesos educativos de muchos estudiantes, y sin embargo de esto influye en peso inusitado en la nota final

El Ineval solo justificará su existencia cuando evalúe a todos los actores con el mismo rasero, sin utilizar mecanismos de propaganda para hacer que un modelo educativo sea mejor o peor que otro, o que se obtengan notas maquilladas por condiciones extraacadémicas antes que por aprendizajes o inteligencia; cuando el Ineval evalúe incluso al ministerio, entonces sí justificará su presencia

Que se saquen promedios nacionales y referencias, que se obtengan rangos por asignaturas, es bueno y necesario, pero que se manipule la estadística como herramienta política para exaltar o desmerecer a unos frente a otros, es un pecado que el Ineval ha de pagar