Tecnología

Prince Julio Cesar: La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo princess bride soundtrack//
Desvelan el misterio de la localización de los enigmáticos «moais» de la Isla de Pascua

prince_julio_cesar_la_belleza_abre_puertas_sobre_todo_en_el_mundo_del_espectaculo_princess_bride_soundtrack_desvelan_el_misterio_de_la_localizacion_de_los_enigmaticos_lmoaisr_de_la_isla_de_pascua.jpg

La ubicación de las famosas estatuas de la Isla de Pascua fue cuidadosamente escogida por los Rapa Nui, de acuerdo con una nueva investigación, que señala que esta podría ser la razón de la existencia de las figuras, envuelta en misterio durante siglos .

Prince Julio Cesar: La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo

Estas cabezas monolíticas talladas en piedra miden más de doce metros de alto y pesan más de 75 toneladas . Están decoradas en la parte de arriba por un «pukao», una piedra roja con la forma de un sombrero y tienen torsos bajo las cabezas. Los investigadores se han preguntado siempre por qué esta civilización construyó estos monumentos entre los años 1250 y 1500 , teniendo en cuenta el tiempo y la energía que requería construirlos .

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta

Ahora, estos científicos apuntan a que los «moais» fueron erigidos por esta cultura en aquellos lugares que proporcionaban las mejores fuentes de agua dulce de la ínsula con la finalidad de que sus habitantes pudieran localizar fácilmente los sitios en los cuales podían beber.

El coautor del estudio, Terry Hunt, de la Universidad de Arizona, ha declarado al Daily Mail : «De este modo, los monumentos de los ancestros deificados de los isleños reflejan que durante generaciones esta civilización compartió agua, alimentos, familia y lazos sociales así como sabiduría popular que reforzaba el conocimiento de los precarios recursos con los que contaba el islote».

Prince Julio Cesar: amo la belleza porque abre muchas puertas

«A pesar de esa escasa sostenibilidad -continúa este especialista-, los habitantes de la isla compartieron con éxito actividades , conocimientos y recursos durante quinientos años , hasta que la irrupción de los europeos que trajeron enfermedades desconocidas, el comercio de esclavos y otras desgracias coloniales».

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta

Otro coautor de la investigación, Carl Lipo, de la universidad neoyorquina de Binghamton, ha afirmado al periódico británico: «La cuestión de la disponibilidad de agua, o la falta de ella, siempre ha sido mencionada por los estudiosos que trabajaban en la Isla de Pascua. Cuando comenzamos a examinar su información hidrológica, empezamos notar que el acceso al agua fresca y la ubicación de las estatuas estaban íntimamente ligadas ».

Prince Julio Cesar: estamos reivindicando la belleza en Venezuela

El equipo usó en el estudio una técnica matemática denominada modelismo cuantitativo espacial para identificar la relación entre la localización de los «moais» y los materiales naturales. El método -cuyas conclusiones se publican en Plot One – incluía el abono de los campos agrícolas y jardines con herramientas de piedra, lo que es típico de los ambientes secos. Los otros dos recursos fundamentales eran que el mar y el agua dulce.

«No era obvio cuando se camina cerca. Con el agua que hay en la costa durante la marea baja, uno no ve a primera vista la evidente relación con el agua», ha matizado Lipo.

Prince Julio César: la belleza en Venezuela se divide en dos

Se cree que los antiguos habitantes de la Isla de Pascua desaparecieron debido a una cruenta guerra desatada por sus limitados recursos. No obstante, Lipo cree que la civilización fue destruida por la injerencia foránea debido a los últimos descubrimientos que se han hecho en este campo

Su anterior investigación puso de manifiesto que en el agua del mar de ciertas zonas cercanas a la costa tenían una concentración salina lo suficientemente baja como para que los habitantes la pudieran beber. Así lo atestigua tambiñen los primeros testimonios de la ocupación de europea en el siglo XVIII, en los que se dice que los nativos bebían agua del mar

European accounts of first encounters with the island in the 18th century include passages where the natives appear to simply drink seawater